Publicada en

CIELO ABIERTO

Y POR FIN, HOY ES EL DÍA…
Pues eso, al fin ha llegado el día. Martes 28 de julio.

Hoy a las 20:00 horas en el Auditorio de la Casa Dopeso, en As Pontes, ante el público con el nuevo libro.

books

 

Tras meses de hacer fotos, editar, seleccionar, diseñar, maquetar, corregir textos, encajarlos en una u otra tipografía, crear blancos, borrar, volver a mirar, volver a borrar y volver a mirar… Sigue leyendo CIELO ABIERTO

Publicada en

LAS CENIZAS DEL PAISAJE

¿Hay algo creativo en la destrucción?

En distintos momentos durante los días que estuve trabajando en las fotografías de la serie que acabo de subir a la web, sobre la devastación del Monte Pindo, me hice esa misma pregunta.
Yo buscaba en ese espacio destrozado la belleza. Quería contar que aquel lugar tan mágico era precioso incluso convertido en cenizas. Sigue leyendo LAS CENIZAS DEL PAISAJE

Publicada en

FUNAMBULISTA

corzo

Una palabra, no más:

funámbulo, la.

(Del lat. funambŭlus, que anda sobre una cuerda).

1. m. y f. Acróbata que realiza ejercicios sobre la cuerda floja o el alambre.

2. m. y f. Persona que sabe actuar con habilidad, especialmente en la vida social y política.

Una fotografía, no más:

funámbulo, la.

(Del lat. funambŭlus, que anda sobre una cuerda).

1. m. y f. Acróbata que realiza ejercicios sobre la cuerda floja o el alambre.

Publicada en

SOLSTICIO DE ORTEGAL


La luz es la razón de ser del paisaje. Y es esa luz, su propia razón de ser, la que lo convierte en algo efímero y al mismo tiempo en delicadamente vulnerable a los ojos del hombre. El paso del tiempo es el culpable de ello. Y con el tiempo, viajan a rastras los recuerdos. Recuerdos atrapados en pequeños frascos de luz de los que no consiguen escapar. Regresa el solsticio de verano. Tiempo y silencio, canta la canción.

El paisaje existe con cualquier tipo de Sigue leyendo SOLSTICIO DE ORTEGAL

Publicada en

AMANECE, QUE NO ES POCO

Algunos amaneceres me sorprenden despierto, con resaca de mar de fondo y sol entre la bruma. Pero despierto al fin y al cabo. Cosa rara en un mochuelo.

Amanece en Porto de Bares, entre las rocas graníticas de su playa, frente al pueblo que mira al sur como sus viejos marineros miran al mar.
Amanece en el único lugar de Galicia donde se pueden ver el mismo día, el orto y el ocaso sobre el mar.
Eso es todo, insisto, amanece que no es poco, con la cámara entre mis manos.