Publicado el

AMANECE, QUE NO ES POCO

Algunos amaneceres me sorprenden despierto, con resaca de mar de fondo y sol entre la bruma. Pero despierto al fin y al cabo. Cosa rara en un mochuelo.

Amanece en Porto de Bares, entre las rocas graníticas de su playa, frente al pueblo que mira al sur como sus viejos marineros miran al mar.
Amanece en el único lugar de Galicia donde se pueden ver el mismo día, el orto y el ocaso sobre el mar.
Eso es todo, insisto, amanece que no es poco, con la cámara entre mis manos.

 

Deja un comentario